Ciencia ficción activa

¿Somos los únicos seres inteligentes en el Universo? ¿Qué pasaría si encontráramos una civilización fuera de nuestro planeta? Estas preguntas pueden plantearse tanto desde el punto de vista científico como del literario. Hoy día vivimos en una sociedad apasionante que nos permite hacer ciencia ficción activa para buscar respuestas a cuestiones como estas.

La técnica de la hipótesis fantástica cosiste básicamente en crear un cuento o novela en respuesta a la pregunta “¿Qué pasaría si…?” Podemos plantearnos cuestiones de todo tipo: ¿qué pasaría si los árboles hablaran? ¿qué pasaría si los juguetes cobraran vida? ¿qué pasaría si Hitler hubiera ganado la Segunda Guerra Mundial? Responder a estas preguntas, abiertas y sugerentes, puede dar lugar a cientos de ficciones. Por supuesto, en ciencia ficción la hipótesis fantástica es de lo más natural: los científicos plantean a diario cientos de preguntas. Podemos intentar resolverlas como escritores, inventando las respuestas mediante fantasía, o como investigadores, encontrando soluciones mediante el método científico.

Pero, ¿cómo conseguir un buen cuento o novela con la técnica de la hipótesis fantástica? Aparte de plantear una pregunta verdaderamente sugerente, es útil vivir la pregunta de la forma lo más real posible, creernos la pregunta  para obtener respuestas fantásticas bien enfocadas. Pongamos un ejemplo: considera la hipótesis “¿qué pasaría si fuera rico?”. Seguro que se te ocurren muchos caminos interesantes a modo de respuesta. Después, compra un décimo de lotería y hazte la misma pregunta. Seguramente encuentres respuestas mucho más concretas y enfocadas que la primera vez.

La hipótesis fantástica de “¿qué pasaría si encontráramos vida extraterrestre inteligente?” es una de las reinas de la ciencia ficción, por lo que si queremos escribir un cuento a partir de esta pregunta habrá que trabajarlo bien. Lo fascinante es que tenemos una forma de conseguir enfocar las posibles respuestas tan sencilla como comprar un décimo de lotería, y es participar activamente en la búsqueda de vida extraterrestre inteligente a través de SETI@home.

El proyecto SETI@home lleva más de 15 años utilizando los ordenadores de personas particulares como tú y como yo para buscar vida inteligente extraterrestre. SETI, acrónimo del inglés Search for Extraterrestrial Intelligence, analiza señales electromagnéticas del espacio captadas por el gigantesco radiotelescopio de Arecibo. La motivación de este experimento parte de las ideas de científicos como Carl Sagan y Frank Drake, que opinaban que era probable que existieran estas civilizaciones y que fueran lo suficientemente avanzadas como para emitir ondas de radio, tal y como hacemos en la Tierra, por lo que en teoría podrían ser detectadas mediante un rediotelescopio. SETI@home utiliza señales captadas del espacio por un radiotelescopio y las envía a los ordenadores personales de voluntarios para analizar si son naturales o creadas por extraterrestres. Es un proyecto real que podría efectivamente descubrir inteligencia fuera de nuestro planeta en cualquier momento, y en el que puedes participar activamente con tu ordenador o móvil.

Si escribes ciencia ficción, puedes hacer ciencia ficción activa y participar de verdad en experimentos de este tipo. Estoy convencido de que así podrás crear ficciones más potentes e interesantes, además por supuesto de disfrutar mucho más el proceso creativo y el trabajo de escritor.

¿Qué otros experimentos recomendáis o se os ocurren? ¿Habéis utilizado alguna vez una experiencia científica real para escribir? ¿Conocéis más ejemplos de ciencia ficción activa?

Imagen propia de Diludia. El certificado que da fé de mi contribución al proyecto SETI@home y que me acredita como buscador de marcianos.

Añadir nuevo comentario