El príncipe poeta

Los cuentos de hadas tienen una estructura muy determinada que permite a un escritor diseñar su  propio método para inventarlos. Siguen ciertas reglas y pautas que los convierte en textos casi matemáticos. Por esta razón, redactar un writing-of de un cuento de hadas resulta de lo más natural. En mayo de 2014 escribí “El príncipe poeta”. Os presento el post de hoy como su writing-of.

“Cómo escribir un cuento e inventarse cientos” es un libro de la psicóloga Paola Santagostino en el que explica, entre otras cosas, cómo inventar cuentos fantásticos para niños. Descubrí este libro hace años en una biblioteca pública de Alcorcón, y he de reconocer que la portada era irresistible, ¡qué colorido! Lo cogí prestado y su lectura me encantó. Por aquel entonces yo ya conocía las funciones de Propp y me había planteado distintas opciones para aplicarlas a la creación literaria, muchas de ellas con un ordenador de por medio. El libro de Paola Santagostino es extremadamente sencillo y propone varias fórmulas para inventar cuentos con el centro puesto más en los niños que en sesudos escritores conocedores de las funciones de Propp.

Aquel libro regresó a la biblioteca unos días después, y desde entonces han pasado algunos años. Pero este 2014 he recibido un ejemplar de “Cómo escribir un cuento e inventarse cientos” de regalo. Esta vez decidí utilizarlo de verdad, inventar un cuento siguiendo los pasos de una de las metodologías explicadas.

 

Paso 1 - Paola dice que un cuento fantástico para niños debe empezar por “Erase una vez”. Yo uso “Había una vez” que me gusta más.

Paso 2 - A continuación, hay que elegir los personajes. Un protagonista que debe ser bueno, un antagonista que debe ser malo, y un ayudante que también debe ser bueno. Elijo como protagonista un príncipe, como antagonista un dragón y como ayudante una lira mágica. Sí, los ayudantes también pueden ser objetos. Elijo una lira porque quiero un príncipe alternativo, con habilidades artísticas en lugar de guerreras.

Paso 3 - Plantear un problema. Se me ocurre que el dragón secuestra a la prometida del príncipe y la encierra en su guarida.

Paso 4 - Buscar una solución al problema. Paola dice que esta solución debe ser siempre positiva en los cuentos para niños. En este caso, el príncipe utilizará la lira mágica para dormir o encantar al dragón y liberar a su prometida. Pero, ¿cómo consigue la lira el príncipe? Paola también nos indica en su libro que la ayuda puede ser consecuencia de una buena acción del protagonista. Se me ocurre que el príncipe parte en persecución del dragón con su ejército, encuentran una aldea que ha sido arrasada por el dragón y el príncipe decide que su ejército se dedique a reconstruir la aldea aunque eso suponga perseguir en solitario al dragón, y que con esta acción obtenga la lira como recompensa.

Aunque la ayuda recibida por el protagonista puede ser suficiente para resolver el problema, Paola nos dice que la solución puede alcanzarse también gracias a una habilidad del protagonista. Quiero que este príncipe, además de valiente y bondadoso, tenga alguna habilidad adicional. Se me ocurre en este punto que el príncipe sea buen poeta y que de hecho haya conquistado a su prometida con sus versos. La lira mágica puede sólo funcionar si se utiliza cantando en verso, con rimas, y la magia consiste en que el dragón deberá obedecer lo que ordena quien toque la lira, siempre que la orden se cante en verso y rime.

Paso 5 - Final feliz. Paola insiste en que los cuentos para niños deben siempre acabar bien, con un “vivieron felices y contentos para siempre”. Así que efectivamente haré que el príncipe rescata a la princesa gracias a la lira y sus habilidades poéticas, se casen y sean felices.

 

Con todos estos ingredientes, creados en apenas diez minutos, tengo todo lo necesario para la historia y podría ya contarla de forma oral. Lo apunté todo y unas semanas después escribí “El príncipe poeta” en un libro con formato cuadernillo, hecho a mano, con la caligrafía cuidada. También hice una versión en PDF, que he colgado de forma gratuita en esta web y está disponible en la zona de descargas de Diludia para quien quiera leer el texto definitivo, o contárselo a sus hijos.

Sólo tengo el texto. No sé dibujar. Si alguien se anima a hacer ilustraciones para “El príncipe poeta”, por favor avisadme (a través de los comentarios o mediante el formulario), ¡estaría encantado de completar el cuento con dibujos!Wink

 

Imágenes: elaboración propia. Primera imagen: mi ejemplar de “Cómo contar un cuento e inventarse cientos” junto con la versión hecha a mano de “El príncipe poeta”. Segunda imagen: “El príncipe poeta” abierto por sus páginas centrales. Como veis, artesano 100%, escrito a mano, doblado al medio y grapado, en papel de color en vez de blanco para que quede más bonito y con portada en cartulina. ¡Cualquiera puede hacerlo!

 

Añadir nuevo comentario