El concierto de Grimore

No suelo presentarme a muchos concursos literarios. Uno al año si acaso. Pero cuando, a través de escritores.org, tuve noticia del II certamen de relatos e ilustración “Fuenlabrada Fantástica” para textos de temática lovecraftiana y ambientados en Fuenlabrada, no me pude resistir.

Pasé una o dos semanas trabajando en el cuento. Lo concebí relativamente rápido. Conozco Fuenlabrada, en mi época de universitario salía a menudo por esta ciudad en fin de semana, y he pasado muy buenos ratos con los amigos allí. La sala de conciertos El Grito es uno de los escenarios que más he visitado. Sí, sin duda ambientaría ahí mi relato, haciendo un pequeño homenaje de paso a esos años en los que era tan habitual ir a un concierto el fin de semana.

En cuanto a Lovecraft, lo que más me ha llamado siempre la atención de este autor es la creación del Necronomicón, un grimorio ficticio. Igual que los conlangs y algunos autores son capaces de inventar una lengua para sus personajes (como por ejemplo los idiomas élficos de Tolkien), Lovecraft inventó un grimorio, un libro de magia. Tanto fue su éxito que incluso muchas personas han llegado a pensar que el Necronomicón es un grimorio auténtico, como sí lo son “La gallina negra” o “La clave mayor de Salomón”, o quizá el manuscrito Voynich (del que hablaremos algún día, sin duda merece una entrada en Diludia). Así que quería utilizar el Necronomicón como elemento en mi cuento. Sin embargo, no sé mucho más de Lovecraft y su literatura. Sí, es un clásico, pero no lo conozco lo suficiente. Investigué en internet para familiarizarme con su mundo, hasta encontrarme con el demonio Nyarlathotep que me ayudó a completar la concepción del cuento. Ya lo tenía en la cabeza, así que podía ponerme a escribir.

Me manejo bien en cuentos de una o dos páginas. Es un formato en el que me siento cómodo y muchos de mis cuentos tienen una extensión breve. Para este concurso, se pedían textos de entre 5.000 y 6.000 palabras. Esto puede equivaler, aproximadamente, a entre 10 y 15 folios, y suponía un reto para mí, multiplicar por 4 ó 5 la longitud en la que estoy acostumbrado a plantear y resolver ficciones.

Titulé el relato “El concierto de Grimore”, y tras un buen puñado de horas de pensar en ello y otras tantas de teclado y procesador de textos, lo tuve a punto el 31 de diciembre y lo presenté al concurso.

A principios de febrero se publicaron los resultados. No salí ganador, ni tampoco mi relato fue uno de los doce seleccionados por el jurado para su publicación en una futura antología que lanzará la editorial Kelonia. La competencia tampoco había sido brutal, 51 textos presentados. ¿Qué había pasado? “El concierto de Grimore” tenía algunos fallos menores, pero fallos al fin y al cabo, como repeticiones de expresiones y palabras. Debí dejar enfriar el texto un poco y volver a él con ojos de editor antes de presentarlo, para corregir detalles. Pero, siendo absolutamente sincero, mi gran dificultad fue alcanzar las 5.000 palabras. Tuve que forzarme, estirar una historia que el cuerpo me pedía resolver en tres o cuatro mil palabras como mucho. Y por eso creo que el resultado final no fue óptimo. Aparte, una de las cosas que he aprendido navegando en distintas webs literarias es que el nivel de los escritores aficionados de fantasía y ciencia ficción en castellano es muy alto.

La experiencia en su conjunto ha sido buena. Me hubiera encantado cazar un premio, desde luego, pero en cualquier caso estoy satisfecho y he disfrutado escribiendo. Ya que “El concierto de Grimore” no aparecerá en la antología Fuenlabrada Fantástica de Kelonia editorial, lo he maquetado y lo he subido a la zona de descargas de Diludia, para que pueda ver la luz en cualquier caso. Sí, aparecen demonios y cosas que no debería ver un niño. Espero que os guste y que me dejéis cualquier crítica que tengáis en los comentarios de este post.

Sin más, te invito a ponerte una camiseta heavy y acompañarme al concierto de Grimore.

 

Imagen: Lordi en concierto. Si los misteriosos Grimore tocaran alguna vez con teloneros, sin duda Lordi serían unos buenos candidatos. Imagen obtenida de: « Lordi en Bracelona 10 » por alterna2 — http://www.flickr.com/photos/alterna2/3296427138/. Bajo licencia CC BY 2.0 via Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Lordi_en_Bracelona_10.jpg#mediaviewer/File:Lordi_en_Bracelona_10.jpg

Añadir nuevo comentario