Diluditeca: "Cazador y presa"

Portada de "Cazador y presa", tomada del blog de Ana Katzen

Una pistola. Una pistola en una novela de fantasía. La vemos en la portada de “Cazador y presa” y, aunque aparece de forma discreta, acaparó inmediatamente mi atención, más incluso que la espada. Y unas gafas. La portada ya nos dice sin dejar lugar a dudas que no estamos ante una obra de fantasía al uso ni basada en un mundo medieval. Lo confieso: me encantan las espadas, las batallas con cargas de caballería, los castillos y todos esos elementos tan clásicos. Pero también me gusta la variedad y la busco tanto fuera de la fantasía, con lecturas de géneros muy diferentes, como dentro. “Cazador y presa” es una novela que precisamente enriquece la fantasía por su ambientación en un mundo con pistolas, girobuses, aeroplanos, ferrocarriles y otros artefactos propios de una primera mitad del siglo XX. Esta ambientación le confiere a “Cazador y presa” una textura especial, diferente, y muy adecuada para los que nos gusta salir de lo medieval de vez en cuando.

Pero la originalidad de “Cazador y presa” no acaba ahí. Es un mundo con magia, y la magia merece una explicación en toda obra de ficción: ¿de dónde viene? ¿quién la produce? ¿cómo se controla y manipula? Una génesis mágica especialmente brillante la podemos encontrar en la trilogía “Príncipe de nada” de R. Scott Bakker, donde en algún momento se dice algo así como que “la filosofía transforma la realidad en palabras y la magia transforma las palabras en realidad”, identificando así la hechicería como dual a la filosofía en un tándem que cobra sentido. En “Cazador y presa”, la magia tiene que ver con las almas, con el encaje entre alma y cuerpo y con lo que ocurre con las almas tras la muerte.

Esta utilización del alma como concepto canalizador de la magia y la fantasía es buena elección, me ha gustado cómo articula el sentido de la historia, de la lógica del universo de ficción planteado por Ana Katzen. Pero “Cazador y presa” no es una novela ni gótica ni espiritual, es un libro de aventuras y fantasía. La trama engancha y fluye a través de una prosa cuidada y efectiva.

“Cazador y presa” es el primer volumen de la trilogía “Los moradores del cielo”. El segundo libro, “Hierro fatuo”, ha salido a la luz hace tan solo unos días. La autora, además de brillante, es una escritora valiente, honesta y generosa. Generosa porque pone “Cazador y presa” a disposición de los lectores de forma gratuita en distintas plataformas (Amazon, Kobo, etc); honesta porque cuenta con toda sinceridad detalles relacionados con la obra en su blog, y valiente porque ha publicado la novela en Wattpad, expuesta a cientos de críticas y comentarios, y en la plataforma donde yo la he leído.

Es una lectura de interés, muy recomendable para los amantes del género y que refleja perfectamente la fuerza y vitalidad de la fantasía en español. Es también una muestra excelente de lo que es capaz de hacer la nueva generación de wloggers, de su orginalidad, oficio y profesionalidad desde la primera publicación. Para lo demás, para conocer a Sarket, Selene, Ënor y el resto de personajes, recomiendo sumergirse directamente en los 30 capítulos de este libro. “Cazador y presa” ocupa ya su lugar en esta Diluditeca, y vamos haciendo sitio para el resto de la saga “Los moradores del cielo”.

Puedes encontrar más información sobre Ana Katzen y su obra en su blog de escritora que, por el interés de su contenido, prometo incorporar próximamente a la Diludisfera.

Añadir nuevo comentario