librojuego

Diluditeca: "Orfeo"

 

Han sido ya varias las ocasiones en las que he hablado en Diludia de “Elige tu propia aventura”. Leí una y otra vez los ejemplares de la serie que iba coleccionando. Recuerdo especial obsesión con “El castillo prohibido”, “El desafío de Robin Hood”, “El reino subterráneo”, “Ovni 54-40” o “Superordenador” y, sobre todo, con “Odisea en el hiperespacio”. Eran libros muy especiales: ser el protagonista y poder tomar decisiones resultaba tremendamente atractivo y diferente de las lecturas habituales. Por aquel entonces (finales de los años 80 y principios de los 90), los librojuegos se circunscribían casi exclusivamente a la literatura infantil y juvenil. Los libros de “Elige tu propia aventura” poseían esa magia que para los niños tienen las cosas que identifican como suyas, aquellas que los mayores ignoran o no entienden. Quizá por eso el vínculo con esta serie era aún más fuerte.